NOCHES DE ESTRENO

El barítono español José Antonio López, a la derecha como Garibaldo de Rodelinda de Händel la temporada pasada en el Teatro Real de Madrid / Michal Novak / Teatro Real / Javier DEL REAL
 
Teatro de La Maestranza
www.teatrodelamaestranza.es
FALSTAFF
16, 19, 22, 24/II
Falstaff: Kiril Manolov. Ford: José Antonio López. Mrs. Ford: Nicole Heaston. Nanetta: Natalia Labourdette. Mrs. Quickly: Elena Zaremba. Meg Page: Anna Tobella. Fenton: David Astorga. Dr. Cajus: José Manuel Montero. Bardolfo: Vicente Ombuena. Pistola: Valeriano Lanchas.
Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Coro de la A. A. del Teatro de La Maestranza. (Director del Coro: Íñigo Sampil).
Dirección: Pedro Halffter Caro.
Dirección de escena: Marco Gandini.
 
Después de su debut en Londres con Goyescas, el barítono español incorpora a su repertorio el papel de Ford en el Falstaff del Teatro de La Maestranza de Sevilla. Según afirma, López delinea sus nuevos  títulos “en largos periodos de trabajo en los que profundizo en la obra de una manera musical,  dramática y vocal al máximo detalle posible. En este caso teniendo a Shakespeare, Boito y Verdi como autores, lo que se ofrece es tan bueno y tan claro que es muy difícil perderse”.  
 
Sergi SÁNCHEZ
 
Esta será mi primera ópera en el Maestran­za, aunque sí conozco ese escenario por otras ocasiones, tanto actuando junto a la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla como con la Orquesta Barroca de esa ciudad. Con esta última la temporada pasada hicimos un recital con obras de Bach y Händel.
Ahora tengo puesta toda mi energía en Ford, por lo que trato de no pensar en “qué pasará” de cara a incorporar papeles como el propio Falstaff en el futuro. Ford es estupendo, un cóctel de pasiones bajo el cielo de la comedia, lleno de dobles intenciones, racimos de arrogancia, ingenuidad, dulzura y cariño, todo envuelto en unas melodías excepcionales y en un ritmo trepidante. Un trabajo delicioso, un personaje serio a la par que divertido.
Después de haber cantado otros personajes verdianos como Germont père o Iago, no tengo ni prisa ni especial preferencia por incorporar algún papel en particular como Rigoletto o Nabucco. Me gustan la mayoría de los grandes papeles, lógico, pero una cosa es lo que a uno le gustaría hacer y otra distinta es lo que tus condiciones vocales te permiten. En el repertorio verdiano soy todavía joven y espero tener muchos años para crecer más en los roles que ya he cantado y para incorporar los que todavía no he hecho, siempre teniendo en cuenta la evolución del instrumento. Y por supuesto que quiero mantener en repertorio mis personajes mozartianos. Para mí la evolución es cuestión de sumar, incorporar. Pero si tengo que abandonar algún papel espero que no sea nunca uno de Mozart. Desde el Barroco a nuestros días, estoy abierto a cualquier rol al que se puedan adaptar mi madurez y condiciones vocales.
Debido a mi evolución como intérprete y a mis inquietudes musicales, nunca he dejado de cantar ópera, pero sí he dedicado mucho tiempo a recitales y conciertos. Los intérpretes de hoy tenemos la suerte de tener una tradición musical de unos cuantos siglos a nuestras espaldas. En mi caso, como músico y desde la voz, intento aprender todo lo posible de esta historia para enriquecer cualquiera de los géneros que trabajo. Me es imposible dejar de lado la música de Bach, Brahms, Schubert, Mendelssohn, Mahler, Verdi, Wagner, Britten o Mozart, pero unos tienen producción escénica y otros más de concierto. Me gusta pensar que mis repertorios sinfónico y operístico se enriquecen mutuamente sin dejar de ser autónomos. Entiendo el arte musical como un único lenguaje con diversos matices y es ahí donde yo, como instrumento al servicio de la música, me pongo a disposición de ese lenguaje. ¿Por qué no encontrar y aprender cosas de cada buen compositor y enriquecer tu instrumento y aplicarlo donde convenga?
Navego entre estilos y épocas. Me encanta cantar una obra clásica y también disfrutar de una romántica y experimentar la música de nuestros días. Cada periodo tiene una característica; en esencia el ser humano no cambia, y en cada periodo lo único que se transforma es la manera de decirlo. No pretendo hacer de todo, pero ¿por qué no intentar que los papeles se acerquen a mi vocalidad ya sean de Mozart, Sotelo, Casablancas, Händel o Verdi, por ejemplo?
En enero debuté en Londres con Goyescas. La obra es una maravilla. Imagino que la voz tiene una atracción especial para los compositores, ya que es un instrumento musical que puede hablar, por lo que seguramente Granados hubiera tenido su evolución y estaríamos sin duda encantados de tener unas cuantas operas suyas en el repertorio actual y en nuestra lengua.
Me gusta mucho escuchar y música en cualquier tipo de soporte siempre que reúna unos mínimos de calidad. He visto algunas óperas en streaming y me han parecido de una altísima calidad, con una realización y una toma de sonido extraordinarias. Y esta calidad posibilita su difusión. También creo que esto debería ser un aliciente para atraer el mayor número de personas a escuchar música en directo, en los auditorios y teatros.
En el repertorio de zarzuela hay autenticas maravillas musicales. He tenido la suerte de participar en unas cuantas, pero guardo un gran cariño y respeto por Las golondrinas de Usandizaga y La tabernera del puerto de Sorozábal, tanto por su música como por su drama, que me parecen extraordinarios. He disfrutado mucho trabajando en ellas. En cuanto a personajes zarzuelísticos, considero especialmente relevante por su calidad musical y dramática el Puck de Las golondrinas, muy complejo de interpretar tanto desde un punto de vista psicológico como vocal: siempre al límite, siempre al borde del precipicio en todos los aspectos. Fascinante.
 
 
 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00