NOCHES DE ESTRENO

Kursaal
www.kursaal.eus
GIULIO CESARE IN EGITTO
20/X
En versión de concierto
Lawrence Zazzo, Emoke Barath, Julie Boulianne, Delphine Galou Filippo Mineccia, Riccardo Novaro. Accademia Bizantina. Dirección: Ottavio Dantone. 
 
Después de dirigir una nueva producción de La Cenerentola en la Opéra National de París y mientras dedica gran parte de su actividad este curso a la obra de Monteverdi en su 450º aniversario, Ottavio Dantone recorrerá varias ciudades europeas –incluyendo a la capital donostiarra– con la obra maestra de Händel y al mando de la Accademia bizantina.
 
El director de la Accademia Bizantina, el organista y clavecinista italiano Ottavio Dantone, ha contribuido con sus interpretaciones a brindar no solo rigurosidad historicista a la música antigua, sino también frescura y espontaneidad. Bajo su liderazgo el conjunto italiano se ha consolidado como uno de los más importantes entre los que utilizan instrumentos de época. Con una amplia carrera como intérprete del teclado, en 1999 Dantone debutó como director operístico al mando de la exhumación de Giulio Sabino de Giuseppe Sarti, comienzo de una carrera que lo ha llevado por los escenarios más importantes del mundo, desde La Scala al Teatro Real de Madrid. Este mes está paseando por varias ciudades de Europa la obra maestra de Händel Giulio Cesare, recalando también en San Sebastián. El compositor alemán fue uno de los más grandes exponentes de la ópera italiana barroca. Para Dantone, el estilo operístico händeliano “se desarrolla, desde un punto de vista musical y dramatúrgico, de forma paralela a su madurez y conocimientos. En Giulio Cesare, por ejemplo, los tonos, los personajes, los momentos y las ambientaciones presentan un cuidado y un pathos sorprendentes. La rica instrumentación está especialmente pensada para implicar al oyente evocando sonidos y timbres de gran impacto y emoción”.
 
Ópera Actual: Giulio Cesare es un buen ejemplo de lo anterior. La tradición, sin embargo, ha ido desvirtuando la obra con recortes y supresión de arias. ¿Cómo es –musicalmente hablando– la versión que se ofrecerá en San Sebastián?
Ottavio dantone: Habrá cortes en algunos recitativos y arias para hacer la ópera más acorde al público moderno, y será adaptada a una versión de concierto. Pero es necesario recordar a quien se escandaliza cuando se realizan cortes en las recuperaciones modernas de óperas del Settecento que acortar, modificar, transportar a otras tonalidades y eliminar o añadir personajes se hacía con mucha frecuencia en la época. El hecho de hacerlo también hoy, por cualquier razón logística, estructural o práctica, es una de las operaciones más filológicas que se puedan hacer. La autenticidad no es la reproducción fiel y total de una partitura, sino de un lenguaje coherente y, además, es la capacidad de investigar las emociones más puras y más verdaderas de la música del pasado.
 
Ó. A.: ¿Qué valor le da a la improvisación en la música de Händel? ¿Hay espacio para ello en sus óperas?
O. D.: La improvisación se puede practicar en cualquier momento cuando la situación, la capacidad o el contexto lo permiten. Por ejemplo, cuando acompaño recitativos o arias en el clave lo que hago en las diferentes funciones siempre es distinto. Y también los instrumentos que tienen partes solistas pueden improvisar ornamentos o pasajes, sobre todo en los da capo, al igual que hacen los cantantes. No es una cuestión de modas: forma parte del estilo y de la estética barroca.
 
Ó. A.: ¿Considera que las orquestas de los teatros de ópera están capacitadas para interpretar música barroca con garantías o es mejor usar instrumentos de época y una ejecución especializada?
O. D.: En los últimos veinte años me he dado cuenta de que el conocimiento estilístico por parte de los músicos de orquestas modernas ha crecido mucho, hasta al punto de poder ejecutar música del Settecento con excelentes resultados expresivos. Obviamente el instrumento antiguo permite obtener todo ello con más facilidad y naturalidad y, además, mantiene inalterada la fascinación tímbrica y la articulación del parlato musical, indispensables para recrear el contexto emotivo.
 
Ottavio Dantone visitará con Giulio Cesare y junto a la Accademia Bizantina (en la imagen) ciudades como Essen, París o Viena / Accademia Bizantina
 
 
Ó. A.: ¿Cuál es su opinión acerca del ornamento vocal? ¿Cómo lo trabaja con los solistas?
O. D.: En cada ópera que estudio e interpreto escribo todas las variaciones de los da capo y las envío a los cantantes para que pueden utilizarlas íntegramente, modificarlas a su gusto y adaptarlas a sus exigencias técnicas personales y de vocalità. Y ya en los ensayos podemos hacer nuevas modificaciones para obtener el resultado más expresivo y natural posible. 
 
Ó. A.: ¿Qué busca en un cantante para interpretar las óperas que dirige?
O. D.: Carácter, pero también disciplina. Rigor, pero también flexibilidad. Precisión y control, pero también libertad. La capacidad de ser expresivos y al mismo tiempo fáciles de acompañar, porque la música se hace siempre en conjunto. Si después está también la voz, pues mucho mejor.
 
Ó. A.: ¿Cuántos músicos conforman la plantilla de su Giulio Cesare? ¿En qué difiere de la original de Händel?
O. D.: Lo que menos me interesa es utilizar el mismo número de músicos que empleaba Händel, lo que, además, es imposible de verificar porque la instrumentación podía cambiar en cada situación práctica, logística o incluso económica (más o menos lo que sucede hoy con las orquestas barrocas). Lo que cuenta para mí, repito, es reencontrar el lenguaje y las emociones más auténticas.
 
Ó. A.: Giulio Cesare es una de las óperas más difundidas de Händel. ¿Qué otra obra para el teatro del compositor alemán destacaría por sus valores musicales y dramatúrgicos?
O. D.: No tengo preferencias de obras líricas o instrumentales. La música que estoy estudiando o interpretando es la más bella en ese momento.
 
Ó. A.: ¿De qué compositor barroco desconocido se ha enamorado últimamente y recomienda que se conozca más?
O. D.: De Giovanni Alberto Ristori, un interesante compositor del que me gustaría interpretar en un futuro un oratorio del año 1727: La deposizione della croce di Nostro Signore. Pero hay muchísima música bella por redescubrir, incluso de compositores famosos.
 
Ó. A.: ¿Qué proyectos discográficos tiene a punto?
O. D.: Además de la salida este mes de octubre de El Arte de la Fuga y de Agitata, con Delphine Galou, grabaré para Naïve, con la Accademia Bizantina, dos discos de Concerti. En enero, grabaremos Händel para Decca y en abril, Il Giustino de Vivaldi para Naïve. Estos son solo algunos de los proyectos más inminentes de 2018.
 
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00