NOCHES DE ESTRENO

Dos escenas del nuevo Don Carlo de Alfonso Romero, quien aparece en la foto abajo / Amigos Canarios de la Ópera
 
www.operalaspalmas.org
DON CARLO
19, 21, 23/II (Teatro Pérez Galdós)
Don Carlo: Sergio Escobar. Isabel de Valois: Rebeka Lokar. Rodrigo, Marqués de Posa: Giovanni Meoni. Princesa de Éboli: Varduhi Abrahamyan. Felipe II: Rubén Amoretti. El Gran Inquisidor: Marco Spotti. Un Fraile: Rihards Macanovskis. Tebaldo: Abenauara Graffigna. Lerma /Heraldo: Gabriel Álvarez.
Orquesta Filarmónica de Gran Canaria.
Coro de la Ópera de Las Palmas de Gran Canaria (Dir.: Olga Santana).
Coro de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (Dir.: Luis García).
Dirección: Sesto Quatrini.
Dirección De Escena: Alfonso Romero.
 
 
Pocos directores de escena españoles cuentan con la confianza de la que goza el madrileño Alfonso Romero, que este mes inaugura la temporada de la Ópera de Las Palmas de Gran Canaria con una nueva puesta en escena de Don Carlo. Vuelve a este título después de una década, cuando realizó su primera aproximación a esta obra maestra verdiana en el Staats­theater de Darmstadt (Alema­nia).
Para esta nueva producción, Romero afirma que no ha creído necesario “descontextualizar la obra cambiándola de época, ya que tiene muchas referencias históricas. Lo que sí hemos creado”, afirma, “es un espacio poético teatral con una escenografía con el suelo negro que representa una especie de fosa común, que estará lleno de huesos y restos humanos, con los artistas pisando esos restos con una actitud completamente normalizada, sin que les preocupe. El mismo Felipe II dice que la sangre humana derramada puede ser poderosa, necesaria y hasta creativa”. Así, los solistas estarán en contacto directo con la muerte, “dando la impresión de que ellos saben que pisan tierra quemada mezclada con huesos y algún mueble destrozado, como si fueran las ruinas de un imperio. Esto también enlaza con el actual momento histórico en el que se están realizando excavaciones en fosas comunes por toda España”.
El montaje arranca con una exhumación de restos de una fosa “y al remover esos restos también se remueve la historia y así comienza a narrarse el drama de la obra”, apunta el regista. La obra trata del poder “y de la dificultad de mantenerse en el trono”, continúa Alfonso Romero. “Felipe II valora muchísimo la actitud de Rodrigo en un momento en que no puede fiarse de nadie. También está el poder de la Iglesia y del Estado, y habrá alguna referencia sutil pero clara a la actualidad, ya que en algunos aspectos la historia se repite, porque la fosa común que mostramos podría ser una de las que ahora se están descubriendo y también, por qué no, la de los propios personajes de la ópera”. El contraste llega con el vestuario, tradicional y de época en los protagonistas, “mientras que el coro seguirá mostrando una imagen más simbólica que naturalista, que es lo que prima en la propuesta escénica. Jugaremos mucho con retroproyecciones y proyecciones frontales, que, en todo caso, no copian localizaciones determinadas ni elementos arquitectónicos; son obras artísticas en sí mismas del videoartista alemán Philipp Contag-Lada, que evocan situaciones y crean atmósferas, muy de acuerdo con la partitura, recreando ambientes represivos, de la soledad del poder, todo bastante oscuro en correspondencia con la época en la que se ambienta la obra”.
 

 

 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00