NOCHES DE ESTRENO

 
Gran Teatre del Liceu
www.liceubarcelona.cat
L’ITALIANA IN ALGERI
13, 14, 15, 17, 18, 19, 21, 22, 23/XII
Isabella: Varduhi Abrahamyan / Maite Beaumont. Mustafá: Luca Pisaroni / Simón Orfila. Lindoro: Maxim Mironov / Edgardo Rocha. Taddeo: Giorgio Caoduro / Manel Esteve. Elvira: Sara Blanch. Haly: Toni Marsol. Zulma: Lidia Vinyes-Curtis. 
O. S. y Cor del Gran Teatre del Liceu.
(Dir. Coro: Conxita García).
Dirección musical: Riccardo Frizza.
Dirección de escena: Vittorio Borrelli.
 
El esperado regreso de L’italiana in Algeri al escenario del Liceu –en el que no se veía desde 1982– llega cargado de novedades, entre las que destacan el debut local de la protagonista, la mezzosoprano Varduhi Abrahamyan, una cantante que este año estará muy presente en España pero que también cantará en el Covent Garden y la Ópera de París. Debuta en Barcelona después de haber sido Carmen en París, Palermo, Atlanta, Hong Kong y Zúrich y de cantar La donna del lago en Marsella. Para Abrahamyan, el personaje de Isabella, la protagonista de L’italiana, “es una mujer valiente y decidida que viaja en busca de su amante sin importarle las consecuencias”, según afirmó a ÓPERA ACTUAL. “Para conseguir su objetivo no duda en utilizar todos los medios a su alcance, como la seducción, la manipulación o la autocompasión. Tiene mucho instinto y reacciona bien en todas las situaciones”.
La cantante francoarmenia reconoce que las óperas de Rossini “son sublimes, con arias inimitables. Cada intérprete las hace suyas, lo cual es extraordinario, sobre todo porque exigen una gran técnica para emitir multitud de pequeñas notas rápidas. Creo que a Rossini le gustaban las voces profundas, ya que escribió muchos papeles para mezzo. ¡Gracias maestro!”, afirma entusiasta. Esta ópera, además, “aporta auténticas sorpresas, como el aria ‘Pensa alla patria’, un momento de auténtica ópera seria perdido en una comedia”. En general, Abrahamyan ve casi todos los papeles de Rossini escritos para su cuerda con algo en común, “esencialmente una fuerte personalidad. Y me identifico por la fuerza interior que demuestran”.
La joven cantante debutó en España en el Palau de Les Arts en 2015 con Norma y Nabucco y regresó a Valencia en enero de 2016 interpretando a Dalila. El próximo año debutará Eboli de Don Carlo en Las Palmas y Preziosilla de La forza del destino en la Ópera de París después de mostrar su Carmen en la Ópera de Oviedo. “Estoy muy feliz con mi triple debut español. España se ha convertido en una importante referencia lírica mundial”, apunta.
 
Va de bel canto
La dirección musical de esta importante recuperación correrá por cuenta de Riccardo Frizza, que en noviembre asumió la dirección musical del Festival Donizetti de Bérgamo. Con un amplio recorrido en el podio barcelonés, es un gran conocedor de la ópera italiana en general y del belcantismo en particular. Después de su paso por La Scala de Milán (Il pirata), la Ópera de San Francisco (Roberto Devereux) y La Fenice de Venecia (Semiramide), el director italiano dirigió el 22 de noviembre el concierto inaugural del Festival Donizetti antes de estrenar en tiempos modernos Il castello di Kenil­worth. Y de Donizetti a Rossini, compositores con muchos puntos en común. “Ambos, junto a Bellini y al primer Verdi, son los máximos exponentes del bel canto romántico”, declara el director. “L’italiana es la primera ópera comica compuesta por Rossini para Venecia después de haber escrito farsas en un acto para el Teatro de San Moisés, meses antes del Tancredi de La Fenice. Se dice que Rossini completó la partitura en menos de un mes. La ópera se basa en una historia real y Angelo Anelli, el libretista, era un gran activista político de la Repubblica Cisal­pina. Él mismo se reconocía como un elegante satírico y puso en escena ‘el bien comer y el bien beber’ de los Pappataci en L’italiana, clara caricatura del Senado Napoleónico. Sten­dhal define esta obra como la perfecta unión entre lo cómico, lo serio y lo sentimental, aspectos que Rossini delinea perfectamente en su partitura”.
En esta Italiana liceísta el papel de Lindoro irá a cargo del tenor ruso Maxim Mironov, que también debuta en el Liceu. “Es uno de mis roles preferidos”, afirma el cantante. “Su aria ‘Languir per una bella’ es de las primeras que me dio mi maestro diciéndome que la cantaré toda la vida. Y tenía razón, ya que me acompaña desde que la debuté en Aix-en-Provence antes de cantar el papel en Pésaro. En España ya lo hice en Madrid y me trae suerte, aunque es muy difícil. No le falta coraje y afronta el peligro junto a Isabella, llevándosela finalmente de vuelta a la patria”. Como Abrahamyan, se considera afortunado de haber trabajado con Alberto Zedda, “con quien aprendí mucho sobre Rossini. Siempre me decía que era un compositor que nunca juzga a sus personajes”, en los que se siente muy cómodo, “sobre todo con Ramiro de La Cenerentola y Almaviva del Barbiere, aunque parezcan tan distintos”. Entre otros compromisos, le esperan, precisamente, La Cenerentola en Milán e Il Barbiere en Berlín.
 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00