NOCHES DE ESTRENO

 

El maestro Josep Pons (izquierda) y el director de escena Oriol Broggi / Reportaje gráfico: Festival Castell de Peralada
 
El Festival Castell de Peralada repone en su repertorio la obra maestra más popular de repertorio mozartiano, La flauta mágica, y lo hace de la mano de un equipo capitaneado por el maestro Josep pons y por el director teatral Oriol Broggi, que debuta en el género operístico a cargo de la propuesta escénica y de la escenografía. 
 
Pablo MELÉNDEZ-HADDAD
Festival Castell Peralada
www.festivalperalada.com
DIE ZAUBERFLÖTE
6/VIII - 7/VIII
Pamina: Olga Kulchynska. Tamino: Liparit Avetisyan. Reina de la Noche: Kathryn Lewek. Papageno: Adrian Eröd. Sarastro: Andreas Baurer. Papagena: Júlia Farrés. Monostatos: Francisco Vas. Tres Damas: Anaïs Constans, Mercedes Gancedo, Anna Alàs.
Orador: Christopher Robertson.
Orquestra Simfònica y Cor del Gran Teatre del Liceu
(Dir. Cor: Conxita García).
Dirección: Josep Pons.
Dirección de escena: Oriol Broggi. 
 
No es extraño que el Festival Castell de Peralada (Girona) sea terreno fértil para el debut operístico de un director consagrado en el ámbito teatral. Desde Calixto Bieito a Àlex Rigola, pasando por compañías como Comediants o La Fura dels Baus, Peralada siempre ha tenido en su ADN ansias de presentar nuevas miradas escénicas, incluso construyendo espectáculos teatrales al ponerle escena a obras sinfónicas u oratorios. Este año, y con cuatro óperas en su cartel, Peralada vuelve a conseguir que un aclamado director teatral se pase al género lírico: Oriol Broggi debuta este verano como director de escena con La flauta mágica, una de las obras maestras de la historia­ de la ópera que ha vivido mil interpretaciones y desde los puntos de vista más increíbles. Favorita incluso de los melómanos más pequeños, el genio de Mozart alcanza en este título un nivel incuestionable. “Es mi ópera favorita y me encanta debutar en el ámbito de la ópera con este título”, afirmó Brog­gi a ÓPERA ACTUAL, sabedor de que se enfrenta a un reto tan fascinante como complicado. En este delicioso Singspiel mozartiano, el compositor vuelve a mirar al exotismo. Mozart se dejaba fascinar por aromas foráneos en su teatro musical: lo turco, lo árabe, lo egipcio, lo exótico. Si en Zaide se rendía a la moda del exotismo, en la misma línea temática de El rapto del serrallo escrita dos años más tarde, el compositor llegaría a lo más alto tanto del estilo exotista en el género del Singspiel con su Flauta mágica, un mito que construyen personajes fascinantes. En su primer acercamiento operístico, Broggi está decidido a explicar con su propuesta “la fantástica teatralidad que enlaza de manera perfecta la música y el canto en esta ópera”, título que le provoca “un sentimiento de pequeñez”, como le sucede con casi toda la música del genio de Salzburgo. “Buscaré el equilibrio entre la razón y la emoción que su música me despierta”, asevera.
 
Diseños de vestuario de Berta Riera para los personajes de La Reina de la Noche y Papageno de la nueva Flauta mágica del Festival de Peralada
 
Al hablar de La flauta y de Mozart Broggi no puede ocultar la fascinación que le provocan, aunque reconoce el respeto que le representa el género lírico. “La ópera tiene sus límites y sus fronteras, por eso intentaré que en mi propuesta reine la música, que los cantantes puedan expresar lo que las arias y sus textos quieren hacer llegar al público”. Sabe que su tarea no es fácil, “más todavía en una ópera que he visto desde niño y que ha sido montada por los más grandes. La obra habla de un rito de iniciación, el que deben superar Pamina y Tamino. Yo, como director, también viviré ese rito gracias a este encargo del Festival de Peralada”. Y se rinde a otro de los encantos de la obra: “Está cargada de magia, no solo la que emana de la flauta, sino una que hace que la obra te atrape y te dé alas para soñar”.
 
 
 
El simbolismo que encierra la ópera es una de las fuentes de inspiración para Broggi, como también aquello que él define como “una de las grandes historias de la humanidad”, que no es otra que la de la superación personal, “el crecimiento que se experimenta como ser humano gracias al conocimiento, al esfuerzo individual. Estos son valores universales que traspasan épocas y momentos históricos. Por eso veo a esta ópera no solo como un cuento simbolista, sino también como un libro de enseñanzas que te permite crecer como individuo”. Pero más allá de símbolos y de idearios, el montaje que se verá en Peralada pretende, sobre todo, “hacer comprensible aquello que compositor y libretista quisieron explicar con esta obra maestra”.
El reparto reclutado por el Festival incluye a dos ganadoras del Concurso Tenor Viñas de Barcelona, en 2015 y 2017, las sopranos Olga Kulchynska y Anaïs Constans respectivamente, junto a Mercedes Gancedo, Anna Alàs, Francisco Vas, Liparit Avetisyan, Adrian Eröd, Kathryn Lewek y Andreas Bauer, unidos a los cuerpos estables del Gran Teatre del Liceu y bajo la dirección de su titular, Josep Pons.
 
 
Desde el podio 
 
En su debut operístico, Oriol Broggi cuenta con todo un experto en estas lides, el maestro Josep Pons, admirador y estudioso de Mozart, a quien considera un compositor “moderno e innovador, que siempre está queriendo ir más allá”. Pons, que ha dirigido La flauta mágica en diversas ocasiones, afirma que se trata de un título “de esos en los que nunca terminan de aparecer niveles de lectura. Mozart, junto al libretista, Emanuel Schikaneder –ambos masones–, llenan de símbolos ocultos tanto el libreto como la partitura, en una historia explicada casi como un cuento pretendiendo dar a conocer qué es la masonería con un lenguaje y unos personajes cercanos y comprensibles. El rito de iniciación masónica es la esencia de la trama y el reto radica en explicarlo sin que se note aquello que se explica. Utiliza los símbolos del gran arquitecto y hay mil detalles, desde el desprendimiento de los metales (Tamino pierde la espada) a la muerte ficticia (se desmaya). Y todo ello con una música impresionante, con un brutal juego de tonalidades. En esta ópera todo está ligado, todo tiene una explicación y una causa. Hay también cierto elemento feminista, ya que inicia a una mujer en su rito... Es una obra maestra absoluta, las arias son espectaculares, los números de conjunto maravillosos que tienen detalles que más tarde usarán los más grandes... Dirigir esta ópera es siempre un regalo”.
 

  

 
 
 
 
 
Contáctanos
 
Dir:C/ Loreto 13-15, Esc. B. entlo 1ª, 08029,- BARCELONA
 
Tel: (+ 34) 93 319 13 00